fbpx

Josefina Arguello

Horarios de las clases online:

Sábados 10 am

Bio

Desde mi adolescencia sentí un gran refugio en el yoga. Luego, retomé mis prácticas en  México, a los 22 años, descubriendo el método Ashtanga. Al regresar a la Argentina, continué mi camino en la Higuera con Justina Calabria. Simultáneamente, conocí los inmensos beneficios de Iyengar con Dolores Romera. Sostuve una práctica constante y casi diaria hasta que descubrí que quería empezar a transmitir mi experiencia a otros y compartir la gratificación que me generaba cada encuentro con el mat. Justi me abrió las puertas
invitándome a reemplazarla durante su viaje a la India. Así comencé este camino del dar.

En paralelo, realicé el instructorado en la Higuera de la mano de Prema Bromberg y sosteniendo mi práctica fui creciendo y encontrando mi propio camino. Al año siguiente, me formé con Edson Ramos, creador de la escuela Yin Yang Vinyasa Yoga, profundizando el trabajo de ajuste de posturas y entrando en el mundo de las vinyasas, secuencias de movimiento unidas a la respiración. Luego, realicé un seminario en Fisiom Yoga, incorporando los conocimientos en fisioterapia aplicada al yoga, aprendiendo cómo trabajar con distintas patologías.

Sobre las clases:

Así es como fui realizando mi propia síntesis de lo aprendido y hoy doy clases de Vinyasa, una práctica dinámica en la que trabajamos la flexibilidad, fuerza, equilibrio, concentración y confianza sabiendo que cada desafío es un gran maestro.

Durante la clase realizamos secuencias de posturas fluidas y dinámicas unidas al ritmo de la respiración (vinyasas), que son siempre distintas.

Comenzamos con un momento de pausa y escucha, generalmente recostados en el suelo. Aprovechamos para ir entrando en la práctica permitiéndonos abrirnos a lo nuevo en nosotros mismos, dejando atrás lo que no nos hace bien. Desde esa apertura, visualizamos nuestro propósito personal para la práctica, aquello que podremos trasladar a otros espacios de nuestra vida, ese es nuestro Sankalpa.

A partir de allí, preparamos el cuerpo para pasar a secuencias de posturas de pie en las que predomina un ritmo e intensidad más Yang (activo), convocando a nuestra fuerza, equilibrio y concentración.

Continuamos con vinyasas sentados en el suelo, en las que progresivamente vamos entrando en la energía Yin (pasiva), experimentando la entrega, flexibilidad y apertura. Luego, pasamos a posturas invertidas, aunque éstas también pueden presentarse antes en el transcurso de la práctica.

Finalmente nos recostamos en el suelo en una postura de relajación profunda (Savasana) y cerramos la práctica sentados, tomando conciencia de este nuevo presente.

De este modo, partimos del cuerpo y nos dirigimos hacia lugares más profundos dentro nuestro. Aprendemos a ser pacientes y amorosos con nosotros mismos; a escucharnos y darnos aquello que necesitamos en cada momento. Más allá de que la clase es dinámica, dependerá de cada alumno la intensidad y profundidad a la que quieran llegar, ya que se proponen posturas con variantes más sencillas o avanzadas. Los convocamos a que respeten sus anhelos, necesidades y limitaciones. Al margen de los objetivos que se trabajan en cada clase, la referencia de dónde estoy y hacia dónde quiero ir es personal e individual. Para adaptar la práctica a las distintas necesidades utilizamos mantas, cintos y ladrillos de madera.

Sobre las clases de Yoga Adolescentes:

En las clases de yoga para adolescentes abordamos desde el cuerpo, mente y alma un trabajo de escucha, cuidado y aceptación que luego se traslada a la vida.

La adolescencia es una etapa de grandes cambios – físicos, mentales y emocionales – que muchas veces generan ansiedad, dolor y enojo. Para eso trabajamos la fuerza, flexibilidad, equilibrio, concentración y confianza que son valiosas herramientas en esta etapa de transformación y redescubrimiento de sí mismos.

Por otra parte, es una etapa sensible en la que se generan patrones posturales que determinarán, a futuro, la salud de la columna. Es vital tomar conciencia de los movimientos que realizamos durante el día y detectar los malos hábitos de manera de prevenir molestias, dolores y/o patologías. Tomar conciencia de ello es la base para el cuidado del propio cuerpo.

Durante la clase realizamos secuencias de posturas fluidas y dinámicas unidas al ritmo de la respiración (vinyasas), que son siempre distintas. Fortalecemos el sistema nervioso, circulatorio, digestivo y respiratorio que ayudan al bienestar general. Al finalizar la práctica nos tomamos un momento para compartir en grupo.
Partimos del cuerpo y nos dirigimos hacia lugares más profundos dentro nuestro.

Profesora: Josefina Argüello
Lugar: La Higuera, Tigre
Duración: 1 hora

Por consultas e inscripciones comunicarse con Josefina al 1167836802.

X