Josefina Arguello

Bio

Desde mi adolescencia sentí un gran refugio en el yoga. Luego, retomé mis prácticas en  México, a los 22 años, descubriendo el método Ashtanga. Al regresar a la Argentina, continué mi camino en la Higuera con Justina Calabria. Simultáneamente, conocí los inmensos beneficios de Iyengar con Dolores Romera. Sostuve una práctica constante y casi diaria hasta que descubrí que quería empezar a transmitir mi experiencia a otros y compartir la gratificación que me generaba cada encuentro con el mat. Justi me abrió las puertas
invitándome a reemplazarla durante su viaje a la India. Así comencé este camino del dar.

En paralelo, realicé el instructorado en la Higuera de la mano de Prema Bromberg y sosteniendo mi práctica fui creciendo y encontrando mi propio camino. Al año siguiente, me formé con Edson Ramos, creador de la escuela Yin Yang Vinyasa Yoga, profundizando el trabajo de ajuste de posturas y entrando en el mundo de las vinyasas, secuencias de movimiento unidas a la respiración. Luego, realicé un seminario en Fisiom Yoga, incorporando los conocimientos en fisioterapia aplicada al yoga, aprendiendo cómo trabajar con distintas patologías.

Sobre las clases:

Así es como fui realizando mi propia síntesis de lo aprendido y hoy doy clases de Vinyasa flow, una práctica dinámica en la que trabajamos la flexibilidad, fuerza, equilibrio, concentración y confianza sabiendo que cada desafío es un gran maestro.

Además de ser profesora de yoga soy terapeuta. Estudié Psicología en la Universidad de Buenos Aires y luego realicé un posgrado en Terapia Gestáltica enfocado en niños, adolescentes y familias. A la par, hice cursos de medicina china, ayurveda y astrología. Disfruto mucho de aprehender y brindar herramientas que nos ayuden a vivir mejor.

Sobre las prácticas de yoga

En cada práctica comenzamos con un momento de pausa y escucha. Desde ese lugar, intencionamos aquello que deseamos experimentar en la práctica y trasladar a otros espacios de nuestra vida.

La respiración es nuestro eje y vamos pasando por distintas ásanas o posturas. Partimos del cuerpo y nos dirigimos hacia lugares más profundos dentro nuestro. Aprendemos a ser pacientes y amorosos con nosotros mismos; a escucharnos y darnos aquello que necesitamos en cada momento.

ALUMNOS REGULARES:

Antes del comienzo del mes, les pedimos a todos los alumnos que reserven su espacio desde Mindbody. Si tenés dudas de cómo anotarte podés ver éste enlace o escribinos a info@lahiguerayoga.com

X